Ingrid recibe su silla adaptada

Ingrid Lorenzo recibe su silla adaptada para el coche

Ingrid recibe su silla adaptada
 

La familia de Ingrid Lorenzo Martín recibe un regalo anticipado de Navidad.

Desde ahora, Ingrid tiene una nueva sillita para el coche, donada por la Fundación Ecoruycan. Ha podido comprarla gracias a la exitosa campaña solidaria de recogida de tapones realizada en Motril y en la que se ha volcado la población.

Entrega de la silla

David Martín (concejal de Part. Ciudadana), junto con José Andrés Ruiz (Pdte. de la Fundación Ecoruycan), han entregado a la madre y a la abuela de Ingrid la sillita adaptada con arnés de seguridad. Esta silla mejorará la movilidad y los desplazamientos de la pequeña.

En esta campaña, han colaborado el Ayto. de Motril, a través de las áreas de participación Ciudadana y Deportes, y numerosos comercios y establecimientos hosteleros de la ciudad.

David Martín ha agradecido a los ciudadanos su granito de arena en esta campaña y ha destacado cómo, “con un gesto tan sencillo como guardar el tapón de una botella, se ha conseguido algo muy grande para una familia”.

El edil de Participación Ciudadana ha recordado que este fue un compromiso del Ayto. “que gracias a la solidaridad de toda la sociedad motrileña se ha conseguido”.

Gracias Motril

“Hoy, para los motrileños, es un día de orgullo. Por fin, esta familia tiene su regalo de Navidad, el que le ha dado todo Motril”, ha resaltado David Martín. Martín ha recordado en la consecución de este logro, la figura del fallecido concejal de Deportes José Manuel Estévez, Chema, “que nada más iniciar la campaña hace un año y medio, se implicó y cedió el dorsal solidario de la Media Maratón de 2015 a Ingrid. Entonces se consiguió recaudar más de 931 euros, una cifra muy importante que ha contribuido a conseguir el presupuesto para esta silla adaptada para Ingrid”.

“Ahora, gracias al trabajo en equipo de la sociedad motrileña y del tejido asociativo de Motril, que ha dado su apoyo y confianza a esta familia, Ingrid tiene su regalo de Navidad, que le entregamos en el patio del Ayuntamiento”, ha agregado el edil de Participación Ciudadana.

“Motril es una ciudad solidaria y lo ha demostrado”, ha afirmado David Martín. También ha aprovechado la ocasión para ofrecer la colaboración del Ayuntamiento a todos los padres y madres de Motril que necesiten ayuda de este tipo. “Aquí tienen las puertas del Ayuntamiento abiertas de par en par y a nosotros para ayudarles en todo cuanto necesiten”, ha subrayado Martín.

José Andrés Ruiz, Presidente de la ‘Fundación Ecoruycan’

Por su parte, José Andrés Ruiz, Pdte. de la ‘Fundación Ecoruycan’, (dedicada a ayudar a niños dando a conocer sus casos y gestionando la recogida y proceso de venta de los tapones.) ha agradecido la colaboración del Ayto. y ha explicado que se ha conseguido el objetivo de comprar la silla y adaptarla para que pueda ir con total seguridad en su coche.

Ruiz ha comentado que “la solidaridad y colaboración de Motril ha sido muy importante y ha revelado que los distintos puntos de recogida de tapones para la silla de Ingrid se han ido llenando cada vez que se vaciaban”.

“Después de un año y medio de campaña, traemos un regalo de Navidad adelantado. Hemos recogido unas cuantas toneladas de tapones gracias a la solidaridad de los motrileños, que los han ido dejando en los numerosos puntos de recogida establecidos en comercios de la ciudad y en el propio Ayto.”, ha explicado Ruiz, quien ha añadido que la iniciativa “ha sido muy exitosa”.

“A este logro también han contribuido la concejalía de Participación Ciudadana, las redes sociales o la página web de la ‘Fundación’ (www.fundacionecoruycan.com) en la que había información de esta campaña con todos los puntos de recogida que había en Motril”, ha declarado.

Julia Martín, madre de Ingrid

Finalmente, la madre de Ingrid, Julia Martín Nofuentes, ha agradecido a la ciudad de Motril su solidaridad aportando tantísimos tapones, y a la Fundación y al concejal de Participación Ciudadana su implicación para conseguir este objetivo.

Julia Martín ha explicado que “Ingrid necesitaba una silla para el coche que tuviera, además de las sujeciones obligatorias, unos arneses que la aseguren un poquito más, pues corría el peligro de salirse con el movimiento. En el mercado no hay este tipo de sillas, y hemos tenido que recurrir a la ortopedia, donde disponen de este tipo de sillas especiales.”

La Fundación Ecoruycan ha querido también reconocer los esfuerzos de la abuela de Ingrid y de David Martín, entregándoles una placa conmemorativa de la entrega de la sillita adaptada.

 
Ingrid recibe su silla adaptada
Ingrid recibe su silla adaptada